Domado de los aros




Una vez que los aros están calibrados, procedo al domado, es decir, darle su forma de doble curva. Para ello es necesario que estén humedecidos, para lo cual los envuelvo en una toalla mojada y escurrida, y los tengo aproximadamente una hora, transcurrida la cual procedo al domado.

             Se empieza por la cintura

                

                

               Se va comprobando de vez en cuando en la plantilla

               

Cuando han cogido la forma, los introduzco en el formero

      

 

       Aquí se dejan guardados hasta la hora en que les toque ser montados.