Tapa armónica

       La madera es de pinabete alemán (Picea abies). La tapa armónica va a ser del más puro estilo Torres, influido por las enseñanzas que al respecto me diera el gran maestro J. L. Romanillos. El abanico lo hago de 7 varetas más dos en diagonal, como se aprecia en la fotografía. La barra armónica inferior tiene aberturas para que pasen las dos varetas extremas del abanico, que continúan unos centímetros en dirección a la boca, que está reforzada con una chapa de sicómoro de 1 mm. de espesor.

        Las barretas tienen un diseño algo especial, se intenta conseguir una gran firmeza y más flexibilidad; presentan una disminución de altura en su zona central, terminan rectas y sin pico de flauta. En la zona del diapasón lleva otra barreta, de dimensiones menores, formato recto, alomado y con pico de flauta.




C a l i b r a d o   y   P e g a d o   d e   l a s   t a b l a s

    La primera operación a efectuar, una vez elegidas las tablas, será prepararles los cantos con la fresadora y pegarlas.

        

    Para prepararle los cantos se sitúan las dos tablas sobre la mesa, de manera que sobresalgan 1 mm. del borde;
se prepara la fresadora a 0 y se corta.

    Para pegarlas utilizo el sistema de cuerdas y cuñas

           

     

     

  Después de recortarla empiezo el trabajo de labrarla con cepillo, cuchilla y lijas, controlando con el calibre de espesores continuamente, para evitar pasarnos y quitar más de la cuenta.

      




C o l o c a c i ó n   d e   l a   R o s e t a

    Ya que la tengo calibrada, según planos, procedo a insertarle la roseta; para lo que presentaré la plantilla correspondiente y marcaré el centro de la boca; luego, con la taladradora y una broca de 8 mm. haré un taladro, que será la guía de la fresadora portátil con la que haré el encastre donde irá alojada la roseta.

      

                      

        En una tabla que tengo preparada al efecto, en la que tengo hechos varios encastres con distintas medidas, voy probando la roseta hasta encontrar un encastre en el que la medida de la circunferencia interior sea lo más parecida a la de la roseta. Esa medida la llevo a la tapa y hago el primer corte. He de decir que la medida de la fresa es de 12 mm. y la roseta mide 20 mm de ancho, por lo que el encastre hay que hacerlo en dos pasadas. En la tercera foto de arriba le estoy dando un golpecito con el mazo a la fresadora porque todavía no ajusta bien la roseta en la circunferencia interior, necesita otra pasada de la fresadora.

           

           Cuando tengo hecha la circunferencia interior, presento la roseta y con el lápiz marco la circunferencia exterior, llevo la fresadora con la máxima precisión y remato la faena.

             

        Lijo bien los bordes, redondeo los extremos de la roseta y la presento para comprobar que todo ha ido correctamente.

Ponemos cola, insertamos la roseta y apretamos con dos tablas, una por arriba y otra por abajo.

       

       

    Un vez seca la cola, enraso la boca con la cuchilla y las lijas. Ahora le pongo un refuerzo por detrás, una chapa de sicómoro natural de 1,5 mm. de espesor.

            

Después, con el gramil circular, corto para hacer la boca

       




A b a n i c o

    Éste es el momento de empezar a poner el abanico. De los mismos restos de la tapa corto 9 tiras de 5 mm. de anchura y el largo correspondiente (según planos). Primero pego las 7 del abanico propiamente dicho, y una vez arregladas, pego las otras dos que van en diagonal; y, posteriormente, las barras armónicas.

    

    

Después de arreglar las barras armónicas con el cepillo y las lijas, ya tengo la tapa lista.